anatomia

La anatomía de la laringe

La anatomía de la laringe

Comúnmente llamada laringe, la laringe se encuentra en la parte superior del cuello y es esencial para respirar, vocalizar y garantizar que la comida no se atasque en la tráquea y cause asfixia. Sentado justo enfrente del esófago, las cuerdas vocales se encuentran aquí, lo que hace que este órgano sea absolutamente vital para la fonación (producir sonidos del habla). Se mueve visiblemente hacia arriba y hacia abajo cuando las personas tragan. Esta parte del cuerpo puede estar sujeta a una serie de afecciones médicas importantes, que incluyen infección bacteriana (laringitis), cáncer de laringe y parálisis de las cuerdas vocales (VFP), que pueden comprometer gravemente la función.

Anatomía

Estructura

La laringe es una banda compleja de cartílago, ligamento y músculo, así como una membrana mucosa. Una estructura hueca, está formada por tres grandes secciones de cartílago que no están aparejadas (tiroides, cricoides y epiglotis), así como seis cartílagos más pequeños. Aquí hay un desglose rápido de los cartílagos grandes:

    • Cartílago tiroides: este cartílago más grande en la laringe compone las porciones frontal y lateral de su estructura. Las mitades derecha e izquierda (láminas) se fusionan en la línea media para crear una proyección hacia adelante, la prominencia laríngea, que comúnmente se conoce como la nuez de Adán. Esta estructura es más prominente en los varones pospúberes y se encuentra justo debajo de la muesca tiroidea superior y justo encima de la muesca tiroidea inferior, que se encuentra en la base de este cartílago. Los lados posteriores de cada una de las láminas se curvan hacia arriba en un cuerno superior y hacia abajo en un cuerno inferior más pequeño. El primero de ellos, así como el margen superior de la laringe, se adhieren al hueso hioides a través de la membrana tirohioidea. El cuerno inferior se adhiere al borde lateral posterior del cartílago cricoides.
    • Cartílago cricoides: ubicado justo debajo del cartílago tiroides, el cartílago cricoides tiene forma de anillo y rodea las vías respiratorias; representa la porción inferior de la laringe. Es más estrecho hacia el frente y más ancho hacia atrás con una cresta en la línea media que sirve como punto de unión para el esófago. Este cartílago se adhiere al cartílago tiroides a través del ligamento cricotiroideo y a la tráquea (también conocida como tráquea) a través del ligamento cricotraqueal. Es significativo que haya dos cartílagos aritenoides piramidales emparejados a lo largo de las porciones laterales superiores de la parte más ancha del cricoides. Cada uno de estos tiene un ápice superior, un proceso vocal orientado hacia adelante, así como porciones musculares de los lados.
  • Epiglotis:Con forma de hoja, este cartílago está cubierto por una membrana mucosa y está unido al ángulo formado por los lados del cartílago tiroides por un ligamento tiroepiglótico. También está conectado al hueso hioides a lo largo del ligamento hioepiglótico, que se extiende desde la superficie frontal superior de la epiglotis. El margen superior de esta estructura está en la faringe y se origina justo debajo de la raíz de la lengua. Como tal, está justo encima de la apertura de la laringe, lo que contribuye a su función esencial durante la deglución (ver más abajo). Hay una capa de tejido conectivo, la membrana cuadrangular, que se extiende entre los bordes laterales superiores de la epiglotis y los lados de los cartílagos aritenoides. El borde inferior que cuelga libremente es más grueso y forma el ligamento vestibular, que está rodeado por una membrana mucosa, formando así los pliegues vestibulares.

Finalmente, hay un par de cartílagos que cuelgan libremente, los cartílagos cuneiformes, ubicados en una membrana llamada membrana ariepiglótica, que representa el margen superior de la membrana que conecta los cartílagos aritenoides con el cartílago epiglótico. Este está cubierto de moco y forma una estructura llamada pliegue aritenoepiglótico.

También es importante observar el interior de la laringe, o cavidad laríngea, que alberga estructuras importantes, incluidas las cuerdas vocales. Este espacio se extiende a lo largo de la abertura hasta la porción inferior del cartílago cricoides; es más delgado en el medio y más ancho en la parte superior e inferior. Anatómicamente hablando, se divide en tres secciones:

    • Sección supraglótica: entre la abertura laríngea y los pliegues vestibulares se encuentra el vestíbulo de la cavidad laríngea. Esta porción, cuyas paredes están revestidas de moco, se encuentra justo encima de las cuerdas vocales, formadas por el ligamento vestibular que se extiende desde la epiglotis. 
    • Glotis:Esta porción de la laringe, también conocida como espacio glótico, está limitada por los pliegues vestibulares desde arriba y las cuerdas vocales desde abajo. Las paredes de esta porción sobresalen para formar áreas hundidas en los lados conocidas como ventrículos laríngeos, que tienen extensiones llamadas sáculos laríngeos que se extienden hacia adelante y hacia arriba. Estos están revestidos con el moco necesario para la vocalización. Las cuerdas vocales son cuatro bandas de tejido fibroso elástico, con dos superiores (superiores) y dos inferiores (inferiores). Las primeras, también conocidas como cuerdas vocales falsas, son delgadas y en forma de cinta sin elementos musculares, mientras que las segundas son más anchas y tienen musculatura que las cubre. Son las cuerdas vocales inferiores las que pueden acercarse, lo cual es esencial para producir sonido. La abertura entre estas estructuras se llama rima glottidis.
  • Cavidad infraglótica: definida como el espacio debajo de la glotis y por encima de la tráquea, esta porción de la laringe comienza a ensancharse a medida que desciende.

En particular, la laringe está asociada con dos grupos de músculos: extrínsecos e intrínsecos. El primero de ellos mueve la estructura en su conjunto y mueve el hioides, flexionándose durante la deglución y la vocalización. A su vez, los músculos intrínsecos son mucho más pequeños y participan en el movimiento de las cuerdas vocales reales durante la respiración, la vocalización y la deglución.

Ubicación

La laringe se encuentra en la parte frontal del cuello entre la tercera y la séptima vértebras del cuello (C3 a C7), donde está suspendida en su posición. La parte superior de este órgano está unida a la parte inferior de la faringe, o garganta, a través del hueso hioides. Su borde inferior se conecta con la parte superior de la tráquea (también conocida como tráquea), que es una parte importante del sistema respiratorio superior.

Variaciones anatómicas

Principalmente, se observan diferencias entre las laringe masculinas y femeninas. En los hombres, esta característica es más prominente, en gran parte debido a que la tiroides es más gruesa y tiene un ángulo de 95 grados, en comparación con 115 grados en las mujeres. Como ocurre con muchas partes del cuerpo, también hay una serie de otras variaciones anatómicas:

    • Cartílago triticeal: la variación más común de esta parte del cuerpo implica la presencia de una estructura adicional llamada cartílago triticeal. Visto en entre el 5% y el 29% de las personas, este pequeño cartílago de forma ovalada se encuentra dentro del borde lateral de la membrana tirohioidea (que conecta el hueso hioides con el cartílago tiroides). En gran medida, la función de esta variante es desconocido.
    • Enervación laríngea variable: las diferencias en la estructura nerviosa de la laringe son bastante comunes y pueden variar de una persona a otra. Se ha observado que el nervio laríngeo primario se divide en dos o tres ramas, lo que afecta por donde accede a diferentes estructuras, como la articulación cricotiroidea, diferencias que pueden tener graves implicaciones en la cirugía.
    • Agenesia de los cuernos tiroideos: los anatomistas también han observado una falta de desarrollo de los cuernos superiores del cartílago tiroides. Esto se observa en entre el 0,8% y el 9,4% de las personas y puede hacer que la laringe sea asimétrica , lo que también puede afectar el tratamiento quirúrgico de esta región.

Función

Como se señaló anteriormente, la laringe es principalmente un órgano asociado con la vocalización y la producción de sonidos. Básicamente, cuando exhala, el aire se empuja a través de la glotis y son las vibraciones de las cuerdas vocales las que producen ruido y sonido. Durante el habla o la vocalización, la posición de estas cuerdas vocales cambia para afectar el tono y el volumen, que puede ser más modulado por la lengua y la posición relativa de la boca según sea necesario para el habla.

Además, la laringe juega un papel importante en la prevención de que los alimentos se atasquen en las vías respiratorias. Cuando las personas tragan, la epiglotis se desplaza hacia abajo, bloqueando la tráquea. La comida o el líquido luego se mueven hacia el esófago, que corre a lo largo de la tráquea y transporta material al estómago.

Condiciones asociadas

Varias condiciones pueden afectar esta parte del cuerpo. Estos varían desde inflamaciones debidas a enfermedades hasta cáncer. Principalmente, estos incluyen:

Laringitis

Esta inflamación de la laringe puede ser crónica, es decir, durar más de tres semanas, o aguda, siendo la primera la más común. Los síntomas de esta afección incluyen voz ronca, dolor, tumbarse y, en algunos casos, fiebre. La laringitis aguda es a menudo el resultado de una infección viral o bacteriana del tracto respiratorio superior, con un número significativo de casos como resultado del crecimiento de hongos. Los casos crónicos tienden a ser el resultado del tabaquismo, alergias o reflujo ácido del estómago. Aquellos que usan su voz con frecuencia, como cantantes, maestros y personas en otras profesiones, pueden experimentar inflamación de la laringe debido al uso excesivo.

Parálisis de las cuerdas vocales

Como resultado de la parálisis del nervio laríngeo, que inerva los músculos laríngeos intrínsecos, la parálisis de las cuerdas vocales (VFP) es el resultado de una serie de afecciones, que incluyen lesiones en la cabeza o el cuello, accidentes cerebrovasculares, tumores, infecciones u otros problemas neurológicos. Como resultado, la función del habla y la vocalización puede verse gravemente afectada. Esta afección a veces se resuelve por sí sola, aunque puede ser necesaria la terapia del habla y el lenguaje o el tratamiento de las causas subyacentes para abordar este problema.

Cáncer de laringe

Esta forma de cáncer surge en la glotis y, como otras, puede diseminarse agresivamente. Esto conduce a ronquera, cambios en la voz, el desarrollo de bultos en el cuello, tos y dificultad para tragar. Al igual que con otros cánceres, los pacientes se someten a cirugía, quimioterapia o radioterapia.

Pruebas

Es necesaria una evaluación cuidadosa de la laringe para asegurar un diagnóstico adecuado de cualquier condición, así como la función general. Aquí hay un desglose rápido:

    • Laringoscopia con espejo: una prueba que se ha utilizado durante más de un siglo, este enfoque implica insertar un espejo especial en la parte posterior de la boca para permitir que el especialista evalúe visualmente la laringe. 
    • Laringoscopia de fibra óptica flexible: El examen más utilizado, la laringoscopia de fibra óptica flexible, implica el uso de una herramienta llamada endoscopio (básicamente un tubo especializado con una cámara en el extremo) que se inserta a través de la fosa nasal para capturar imágenes del interior de la laringe. La prueba se realiza mientras el paciente traga, habla o canta para evaluar problemas como parálisis de las cuerdas vocales o problemas funcionales debido a afecciones neurológicas, entre otros.
    • Laringoscopia transoral rígida: este tipo de laringoscopia emplea un endoscopio rígido que tiene una luz adjunta. La cámara de esta herramienta puede entregar imágenes de alta calidad al médico y permite un análisis más cuidadoso. Se usa para identificar problemas más sutiles o de discernimiento menos fácil en la laringe.
    • Estroboscopia: esta técnica implica el uso de un micrófono especializado que se coloca en la piel justo encima de la laringe. Este dispositivo registra la frecuencia de la voz y la traduce a una luz estroboscópica que parpadea justo fuera de sincronía con esta frecuencia, produciendo una imagen de video del movimiento de las cuerdas vocales. Este método es ideal para analizar problemas con la salud de la superficie de las cuerdas vocales, como lesiones.