salud sexual

Desarrollo de la vacuna contra el herpes: prioridades y progreso

Desarrollo de la vacuna contra el herpes: prioridades y progreso

La búsqueda de una vacuna para proteger contra el herpes oral y el herpes genital ha sido larga. Los investigadores han estado experimentando con posibles vacunas desde al menos principios de la década de 1930. Desafortunadamente, ha habido poco éxito. Si bien se han desarrollado vacunas contra el herpes para ratones, los ensayos en humanos no han tenido éxito en gran medida. Aunque inicialmente algunas vacunas contra el herpes parecían prometedoras, pruebas más estrictas han demostrado que no son mejores que el placebo.

Vacunas contra el virus del herpes existentes

Técnicamente hablando, ya existen varias vacunas contra el herpes en el mercado. Sin embargo, aunque estas vacunas protegen contra los virus de la familia del herpes, no protegen contra el herpes genital u oral.

La vacuna contra el herpes zóster y la vacuna contra la varicela son ejemplos de dos formas en que podría funcionar una vacuna contra el herpes simple. La vacuna contra la varicela, o la vacuna contra el virus de la varicela-zóster (VZV), se administra para proteger contra las personas que alguna vez se infecten con el VZV. Por el contrario, la vacuna contra el herpes zóster se administra para reducir la probabilidad de que un virus existente se reactive y cause el herpes zóster sintomático.

Son similares a los dos tipos de vacunas que se han propuesto para proteger contra el herpes oral y genital. Un tipo de vacuna sería para las personas que nunca se han infectado, para proteger contra el virus. El otro tipo de vacuna sería para las personas que ya tienen herpes, para protegerse contra los brotes.

Prioridades de la vacuna contra el herpes de la Organización Mundial de la Salud

En teoría, tiene sentido que una vacuna pueda funcionar para prevenir los brotes de herpes. Después de todo, en muchas personas, el sistema inmunológico controla las infecciones por herpes para que nunca presenten síntomas, lo que hace que el virus sea un buen objetivo para una vacuna terapéutica, aunque no tanto como el VPH. Desafortunadamente, los virus del herpes simple que causan herpes genital y oral han demostrado ser difíciles de controlar con vacunas.

En 2017, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió una serie de prioridades para el desarrollo de una vacuna contra el herpes. Estas prioridades fueron el resultado de una conferencia de partes interesadas que vinieron de todo el mundo para determinar qué características de una vacuna contra el herpes serían las más importantes. . El grupo de prioridades que se les ocurrió fueron:

  • Reducir el número de personas que se infectan con el VIH porque tienen una infección genital por herpes. (Las llagas genitales aumentan el riesgo de transmisión del VIH). 
  • Reducir el número de personas afectadas negativamente por el VHS. Esto incluye reducir los síntomas físicos y psicológicos del herpes. También incluye la reducción del riesgo de consecuencias graves del herpes, como el herpes neonatal.
  • Reducir el impacto de la infección por herpes en la salud reproductiva.
La OMS sugirió que dos tipos de vacunas podrían ser útiles para las infecciones por herpes simple. Las vacunas profilácticas, como la vacuna contra la varicela, ayudarían a prevenir que las personas contraigan herpes. Las vacunas terapéuticas, como la vacuna contra la culebrilla, reducirían la cantidad de brotes.

Investigación de la vacuna contra el herpes

Ha habido algunos ensayos prometedores de vacunas contra el herpes. Sin embargo, hasta la fecha, ningún ensayo en humanos ha demostrado una eficacia lo suficientemente alta como para llevar al mercado una vacuna contra el herpes. Dicho esto, hay esperanzas de que se desarrolle una vacuna. Los científicos han logrado proteger a algunos subgrupos de personas contra la infección por herpes.

Desafortunadamente, existen varios obstáculos que los científicos deben enfrentar al desarrollar una vacuna contra el herpes. El mayor obstáculo es que no existe un buen modelo animal en el que probar las vacunas. Aunque los ratones y los conejillos de indias pueden infectarse con herpes, sus infecciones son bastante diferentes de las infecciones por herpes en humanos. Esto significa que las vacunas que se han mostrado prometedoras en animales no han tenido un éxito especial en humanos.

Las vacunas contra el herpes también son difíciles de estudiar por varias otras razones prácticas. Necesita probar a mucha gente para ver si funcionan. Esas personas pueden ser difíciles de encontrar. Además, dado que muchas personas no tienen síntomas de herpes, no se puede esperar a ver si las personas tienen un brote, sino que se deben realizar pruebas para ver si se han infectado con el virus. O, en el caso de las vacunas terapéuticas, debe probar cómo la vacuna ha afectado la cantidad de virus que eliminan. Abordar cualquiera de estos factores puede hacer que los ensayos de la vacuna sean lentos y costosos.

El futuro de la investigación sobre vacunas contra el herpes

En todo el mundo, los médicos y científicos son conscientes de que detener el herpes es una prioridad. Aunque muchas personas infectadas con el virus no presentan síntomas, el herpes puede tener un impacto significativo en la vida de las personas. Esto es particularmente cierto para las personas que se infectan durante el embarazo o que viven en áreas con mucho VIH.

Por eso es tan importante la investigación de la vacuna contra el herpes. La gente sigue buscando nuevas formas de prevenir las infecciones por herpes y reducir los brotes. Un grupo de investigación, por ejemplo, está utilizando láseres como parte de su procedimiento de vacunación, cuyo objetivo es estimular el desarrollo de células inmunitarias en las capas de la piel. Pero no hay respuestas rápidas. Afortunadamente, existen otras opciones para reducir el riesgo de transmisión del herpes. Tanto la terapia supresiva como la práctica confiable de sexo seguro pueden ayudar a proteger a las personas cuando sus parejas sexuales están infectadas con el VHS.